VENUS RETROGRADO

La retrogradación de un planeta es sólo un fenómenos óptico, pues en realidad el planeta nunca retrocede realmente, tan solo disminuye su velocidad y desde nuestro punto de observación terrestre tenemos la impresión de que da marcha atrás. La acción de un planeta cuando está retrógrado es menos evidente y la función que se le atribuye se manifiesta más hacia el interior de la persona.

En artículos anteriores que aparecen en esta web hemos hablado de Mercurio y Marte retrógrados.

Hoy le toca el turno a Venus ya que se encuentra en movimiento de retrogradación desde el pasado 9 de octubre hasta el 18 del mes de noviembre. Esta vez su retroceso se inicia en el signo de Escorpio y alcanza los últimos grados de Libra, signo en el que inicia de nuevo su recorrido directo y por lo tanto experimentará un cambio sutil de tema en el momento en que cambia de un signo a otro.

Venus se encuentra retrógrado una o dos veces por año pero la retrogradación en el mismo signo ocurre cada ocho años. El ciclo de retrogradación de Venus es de 40 días aproximadamente.

La acción de Venus en la carta natal se asocia con los sentimientos, las relaciones, la sensualidad, el amor consciente, también se le atribuyen las cosas gratas de la vida y el disfrute del dinero. Tiene que ver con la capacidad de dar y recibir amor del nativo. Si se encuentra retrógrado en el momento del nacimiento por supuesto a la persona se le dificulta la expresión de estas cualidades en su vida cotidiana.

Desde el punto de vista de los tránsitos planetarios cada vez que Venus retrocede vamos a observar conflictos en los ámbitos de los negocios y de los sentimientos y se manifestarán en el área donde se encuentre  Venus transitando por nuestra carta natal y por supuesto hay que tomar en consideración como se manifiesta nuestro Venus natal

para poder entender su repercusión.

Siempre que ocurre una retrogradación implica una lección que aprender en nuestras vidas y por supuesto su acción no es inmediata y menos aún en el caso de Venus. Su fase retrógrada provoca una profunda introspección, nos obliga a una exhaustiva revisión de las relaciones que tengamos en ese momento y es necesario que retrocedamos en nuestros recuerdos ocho años atrás para revisar también las cosas que dejamos inconclusas desde el último tránsito por el sector donde esté ocurriendo la retrogradación. Aprovechemos de ver esas facetas ocultas que dejamos suspendidas y cerrar ciclos pendientes para no posponerlos durante ocho años más.

Existe la posibilidad de cometer errores en esta fase retrógrada ya que las emociones se ven perturbadas por situaciones que no ocurren frecuentemente y que pone en entredicho nuestros propios valores y necesidades personales, nuestras creatividad y la capacidad de dar y recibir afecto en la cotidianidad. La manera en que vivamos este proceso y la asunción de los cambios necesarios en estos ámbitos será individual y dependerá de la responsabilidad que asumamos en el proceso.

En Astrología Mundial Venus se asocia con los negocios de arte y las relaciones diplomáticas por lo cual pueden producirse entorpecimiento en esas áreas. Es muy frecuente que ocurran interferencias en las relaciones internacionales durante el tiempo de retrogradación de Venus y Erin Sullivan lo explica muy bien en su libro “Los planetas Retrógrados” de la Editorial Urano donde hace mención de que es una época de inestabilidad política  y  que produce inseguridad y vulnerabilidad en los líderes y cita  a

Bruce Scofield, quien menciona que ha comprobado que la elevación helíaca (punto en que Venus aún está retrógrado pero estacionándose y moviéndose lentamente y el Sol da la impresión de que avanza en el zodíaco) “corresponde con frecuencia a una época de fracaso o resignación por parte de los líderes, y a menudo coincide con un accidente importante o con una tormenta”.

Invito a los lectores a meditar sobre sus relaciones, sobre sus necesidades afectivas y a realizar los cambios que sean necesarios para mejorar esta área en su vida apoyándose en la fuerza que nos da el propio Universo con el proceso de retrogradación del planeta del amor: Venus.